Brindis navidad

El sumiller Sergi Castro tiene las claves para que la comida o cena de Navidad que te toca preparar en casa sea todo un éxito.

Ya ha llegado la Navidad y, este año, ha tocado hacer la comida en tu casa. Tras semanas planeando el mejor de los menús, comprando la mantelería más festiva y ultimando cada detalle, tienes que recibir a los invitados. Familia y/o amigos que esperan que la velada sea una de esas citas para recordar durante años.

Una buena selección de platos gourmet debe ir acompañada de una buena selección de la bebida. Y es que los destilados asumen un gran protagonismo en estas reuniones. Pero, ¿cómo calcular el vino que comprar por número de comensales, sin quedarse corto o sin pasarse? ¿Cómo y cuándo servirlo? Y, sobre todo, ¿qué tipo de vino comprar? Con estos consejos serás el perfecto anfitrión.

Cuándo, cuánto y cómo

En cuanto al orden de servicio, el protocolo aconseja que, en primer lugar, antes de servir cualquier comida, se sirva el vino. Puedes aprovechar el momento para explicar por qué has escogido el vino seleccionado. Un vino único que es el acompañamiento ideal de gran variedad de recetas.

En cuestión de cantidades, y si no tienes muy claro cuánto vino comprar, lo mejor es coger siempre una botella de más, pensando en un consumo responsable (porque el vino sólo se disfruta con moderación). Así te aseguras de que no falta bebida en la mesa y no tienes que rescatar alguno de la bodega que desmerezca los anteriores.

Para evitar que el vino se caliente y no sea agradable de beber, no llenes la copa hasta arriba. Sergi Castro, sumiller de Familia Torres, recomienda “llenar dos tercios de la copa de espumosos; un tercio de la de vino blanco y entre un tercio y media copa del tinto”.

Castro también insta a recuperar la tradición de servir vino con los postres. “Nada acompaña mejor y sorprende más a los invitados que un vino dulce. Moscateles, rancios, pasificados o fortificados… tenemos una gran variedad de vinos de postre que hay que reivindicar”, comenta. Éstos se sirven en pequeñas cantidades, ya que su grado alcohólico acostumbra a ser superior a la de los vinos secos.

“Para evitar que el vino se caliente y no sea agradable de beber, no llenes la copa hasta arriba”

Sergi Castro, sumiller

Por supuesto, por mucho que nos guste el vino, siempre debemos tener agua (con y sin gas). Es más, el sumiller nos confiesa un truco muy recomendable: por una copa de vino, un vaso de agua. Y nos regala otro consejo con el que conquistarás a los que no beben alcohol: “puedes comprar un par o tres aguas distintas, para que esa persona vea que también se ha pensado en ella a la hora de preparar la celebración”.

Brindis ocurrentes y sinceros

En toda celebración, hay un brindis. Y según el protocolo, el anfitrión debe ser el único en pronunciar un discurso. Si no tienes un gran don de palabra, puedes cedérsela a algún invitado, pero no hagas de esto algo interminable. Llega el momento de levantarse, coger el cuchillo y golpear la copa o la botella para llamar la atención de todos. ¿Error? No, pero existe otra forma de hacerlo.

Sergi Castro nos recomienda que, si optamos por este método, lo hagamos, al menos, con suavidad. “El bochorno de romper la copa corta el momentum por completo”, señala. Si quieres ser algo más formal, basta con un pequeño carraspeo o reclamar un momento de atención levantando un poco la voz.

Un buen brindis debe tener tres menciones imprescindibles. “En primer lugar, hay que agradecer la presencia a todos los invitados; luego, señalar la ocasión en la que nos reunimos y, finalmente, felicitar a los comensales con los mejores deseos que la ocasión requiere y el deseo de volver a reuniros”, resume Castro.

Siempre debemos tener agua, y un buen truco de sumiller es beber un vaso de agua por una copa de vino.

Si quieres que tu brindis sea además memorable, debe salir directamente del corazón y evitar referencias personales o bromas de mal gusto que puedan llegar a ofender a alguno de nuestros acompañantes. Deberás ser “cuidadoso de que todos se sientan representados en el brindis”, añade el sumiller de Familia Torres. ¡Ah! Y no hagas un brindis interminable, que seguro que nuestros invitados quieren continuar disfrutando de la velada.

Acuérdate de, cuando brindéis chocando suavemente el borde de la copa con la de los invitados que tenéis a vuestro lado, “mirar siempre a los ojos de las personas con las que estáis brindando. No hay forma de descortesía mayor que brindar y que no te miren, estaréis brindando sin realmente desear lo que el brindis significa”, finaliza Sergi Castro.

Reportatge de https://www.lavanguardia.com/comer/20191125/471784202191/como-servir-vino-brindar-maridar-trucos-para-ser-anfitrion-navidad-brl.html

Qui sommes nous

CELLER MARIÀ PAGÈS
  C/Pujada, 6
 Capmany, 17750 (Girona)
  (+34) 972 549 160
(Pour faire une visite appeler à l'avance)
Fax: (+34) 972 549 160

Facebook